Cada año, sólo en Estados Unidos, mueren al menos 6.000 personas en algún cruce de peatones, según cifras de la organización National Safety Council. Ahora, una ley en el estado de Nueva York pretende reducir ese número de fallecimientos con la prohibición del uso de teléfonos móviles a quienes estén cruzando una calle, bajo riesgo de multa de hasta 250 dólares (220 euros).

La ley, que fue presentada en el parlamento de Nueva York el 14 de mayo por el diputado Félix Ortiz y el senador estatal John Liu, establece que «los peatones no podrán usar dispositivos electrónicos portátiles mientras cruzan una calzada«. Define, además, qué entiende por «dispositivos electrónicos portátiles«: móviles, tabletas, portátiles, videoconsolas y cualquier aparato que permita «escribir, enviar, recibir y leer mensajes de texto.

Si se llega a aprobar, la ley incluirá una serie de excepciones, sobre todo para aquellos peatones que necesiten contactar con los servicios de emergencia durante un accidente. Tampoco se aplicará a agentes de policía o bomberos durante el ejercicio de sus funciones. Las multas a los infractores empiezan en los 25 dólares hasta el máximo de los 250 para reincidentes o en casos graves en que se ponga en riesgo la seguridad de otros peatones.

dgt.es